Muchos de vosotros no sabéis en qué casos se puede usar la mediación.

casos en los que usar la mediación

Cuándo usar la mediación

Nos preguntáis a menudo por esto y los que sí la conocéis, no veis su utilidad más allá de cuando hay una separación con hijos de por medio.

Pues nuestra experiencia nos dice que es útil en muchas más ocasiones.

Es por ello que hemos pensado que os vendría bien que os diéramos unas pistas de en qué casos se puede usar la mediación.

  1. Las ya comentadas separaciones de parejas.

Es verdad que en el caso de determinar custodias de hijos etc es especialmente bueno usar la mediación. Pero no sólo sirve en estos casos. El componente emocional de una separación hace de la mediación una solución perfecta. También en la revisión de medidas puede facilitar el desarrollo y reducir el tiempo de llegada a un acuerdo.

  1. Conflictos entre familiares en herencias.

También con un alto contenido emocional. Cuando fallece un familiar las emociones están a flor de piel. Una herencia puede dejar muchas dudas, rencores y preguntas sin responder. En este ámbito tiene mucho que decir Carmen Velasco. En diversas ponencias y artículos nos habla de la mediación en sucesiones. También de algo que nos parece muy interesante, la mediación preventiva en estos casos.

  1. Disputas intergeneracionales en la familia.

Especialmente en la relación del adolescente con sus padres. Es un momento de cambios fuertes en un corto espacio de tiempo. Es complicado escuchar y hacerse escuchar, base de toda comunicación.

  1. Problemas entre vecinos.

Son roces de convivencia derivados de las diferentes formas de ser y de ver la vida. Aunque a priori pienses que no merece la pena usar la mediación o hacer un esfuerzo para solucionarlo, el hecho es que es francamente incomodo tener un altercado con un vecino. Todos los días vamos a verle en el ascensor. Por no hablar de las comunidades con zonas comunes con piscina etc. Es aconsejable solucionar las disputas o al menos rebajar el nivel de carga negativa del conflicto. Por lo menos, podrás ir a tu propia casa todos los días sin la angustia de si me encontraré o no con determinada persona.

  1. Conflictos entre niños en los colegios.

El usar la mediación en los colegios no sólo sirve para solucionar conflictos puntuales entre alumnos. Está ampliamente demostrado que en los centros educativos en los que se ha introducido la mediación como resolución pacífica de conflictos, las disputas se han visto reducidas hasta casi desaparecer. Se consigue que los niños sean capaces de evitar su aparición. O de gestionarlas adecuadamente en el caso de que sean inevitables.

  1. Resto de conflictos en los centros educativos.

Aquí incluimos los relativos a conflictos del día a día entre profesores y los de estos con la directiva del centro. Sin olvidarnos de algunos que van adquiriendo mayor importancia en los tiempos que corren. Los conflictos entre padres. Desde nuestra experiencia, vemos como cada vez más conflictos entre niños se trasladan a los padres. Aunque los niños consigan solucionarlos, los padres los mantienen e incluso empeoran.

  1. Conflictos entre trabajadores en empresas.

El clima laboral es vital. Para la productividad, la fidelización del empleado, la salud mental de todos, reducir el absentismo laboral etc. En este caso es efectivo usar la mediación propiamente dicha. Y  la formación en técnicas de mediación, que desde la asociación ¿Hacemos las paces? llevamos años llevando a cabo con resultados más que satisfactorios.

  1. Resto de conflictos en la empresa.

En los conflictos interdepartamentales es importante una buena gestión de los mismos. Esto puede marcar la diferencia entre que procesos que dependen de varios departamentos se lleven a cabo en menos tiempo y con mejor resultado o ocurra lo contrario. También entre socios surgen desavenencias en las que usar la mediación puede marcar la diferencia.

  1. Conflictos entre empresas.

Muchas veces tenemos un problema con un proveedor que querríamos mantener, a pesar de haber tenido alguna desavenencia. Esto solo lo conseguiremos gestionando adecuadamente el conflicto. Y para esto, usar la mediación es perfecto. También el hecho de que la mediación obligue a una confidencialidad propicia solucionar el conflicto con mayor facilidad.

  1. Usar la mediación en la empresa familiar.

En este sentido asistimos en una ocasión a un taller del notario Fernando Rodríguez Prieto muy interesante, que nos hizo ver la utilidad de este proceso en estos conflictos. Podéis consultar uno de sus artículos de este tema aquí.En una empresa familiar los conflictos son muy difíciles de gestionar. Especialmente en el caso de traspaso de poderes a la siguiente generación. Aparece la persona que no hace tanto pero quiere lo mismo que el resto. El que no hace ni quiere pero cobra igual. Luego tenemos el que lleva toda la carga pero no se siente valorado. El que al ser más joven llegó después y no encuentra su lugar. Por no hablar del caso en el que entren los hijos de varios socios. Todas estas situaciones generan conflictos latentes y manifiestos, que si no se tratan adecuadamente, acaban con la empresa.

  1. En los casos de disputas entre consumidores y usuarios.

  2. Entre arrendatario y arrendador.

  3. Conflictos entre administración pública y grupos de ciudadanos.

  4. En situaciones de bloqueo en las que una llegada a un acuerdo es vital. Tenemos un ejemplo claro de esto en la política española de los últimos años con las nefastas consecuencias de la falta de acuerdo con la consiguiente repetición de elecciones.

  5. Un largo etcétera de situaciones diarias en las que usar la mediación como proceso, o las herramientas que se usan en esta, puede hacer que el resultado sea muy diferente.

Isabel Zarraluqui López (17/02/2017). “14 casos y más en los que puedes usar la mediación”. Asociación ¿Hacemos las paces?.

.