Es una gran satisfacción comprobar que Centros como el del Padre Piquer apuestan por la mediación escolar.

El Centro Padre Piquer con la Mediación Escolar

El Centro Padre Piquer con la Mediación Escolar

Leyendo ayer el mundo financiero me encontré un interesante artículo acerca de cómo Bankia, dentro de su proyecto de Responsabilidad Social Corporativa, apostaba por la innovación en la educación, en este caso a través de una ayuda al Centro Padre Piquer, dirigido por la Compañía de Jesús y respaldado por la Fundación Montemadrid.

Esta institución, el Centro Padre Piquer, para los que no la conocéis, es un centro en el que estudian más de 1.100 alumnos de 38 nacionalidades y culturas diferentes. Este hecho, que podría parecer un problema a la hora de obtener unos buenos resultados, muy lejos de esto, obtuvo en 2015 uno de los cuatro premios que concede Ashoka, organización que lidera la apuesta por la innovación y el emprendimiento social, cuyo lema es “Todos podemos cambiar el mundo”, por su innovación y los resultados de su propuesta educativa. Entre otras cosas, el Centro Padre Piquer es merecedor de este premio por tener un 85% de éxito escolar, en un entorno nada propicio para ello, con un 30% de población inmigrante.

Siendo Padre Piquer una escuela distinta, diferente y, sobre todo, que apoya con sus recursos a las personas que más lo necesitan, a los más vulnerables y marginados de la sociedad, tiene especial importancia esta ayuda que obtiene para acercarse a la mediación educativa, a otra forma de resolución de conflictos más pacífica y constructiva que a la que habitualmente estamos acostumbrados.

Además de una ayuda para poder apoyar a familias y alumnos, Bankia también establece otra directamente para Mediación Escolar, cuyo objetivo es sensibilizar a profesores, familias, alumnos y personal no docente de la importancia de prevenir y resolver los conflictos de forma adecuada, formar a alumnos como mediadores, y potenciar técnicas de cooperación y comunicación. Entre otros, el fin de este programa es reducir las tensiones, los conflictos y la violencia entre alumnos.

Desde la Asociación ¿Hacemos las paces? queremos felicitar a Bankia y al Centro Padre Piquer por su acercamiento a la mediación educativa, e invitamos al resto de centros educativos a que se animen también a probar “otra forma de hacer las cosas”, bien con nosotros, la Asociación ¿Hacemos las paces?, bien por otros medios, como en el caso que nos ocupa.

Isabel Zarraluqui López (2016). El Centro Padre Piquer con la mediación educativa. Asociación ¿Hacemos las paces?

 

.