Día de la mediación: ya tenemos ganadores de nuestro concurso.

Por fin podemos presentaros los trabajos ganadores del concurso que convocamos el pasado 21 de enero, día de la mediación.

En primer lugar, queremos agradecer a todos los participantes su interés, ilusión y esfuerzo ya que todos los trabajos presentados, que han sido muchos, son estupendos. Nos ha costado muchísimo elegir a los ganadores y hasta en algunas categorías ha habido empate.

En la categoría de infantil, el ganador ha sido Gonzalo Cano García, del colegio Liceo Sorolla, con este simpático dibujo:

día de la mediación i fantil

En la categoría de primaria tenemos un empate:

Las hermanas Sol y Martina Morales Lopezarias  con este delicado collage:

día de la mediación primaria

Y los hermanos Mónica y Pablo Monfort del colegio Liceo Sorolla con este gracioso vídeo.

En la categoría de secundaria, las ganadoras han sido las alumnas mediadoras de 1º de la ESO del colegio Ramón y CajalSofía Carrasco Pérez, Marta Estero Viejo, Julia Denís Domínguez , Adriana Fernández Mohedano y Natalia Denise Sánchez Fábregas con este didáctico vídeo.

Y, por último, los ganadores del concurso en homenaje al día de la mediación en la categoría de adultos, en la que también hay empate, son:

Álvaro Vázquez de Prada con este impactante cartel:

Día de la mediación adultos

Juana Baena Zamora con este precioso cuento:

                                                                                         VIAJEMOS JUNTAS
La mariquita Pepita estaba emocionada. Desde que terminó de leer el libro que le había dejado su amiga Manchitas no dejaba de pensar en todos los hermosos lugares que podría conocer. Ella que nunca había salido de Campoflor, ocupada como estaba en revolotear sin parar, o en dar color a los puntos negros de su vestido, o brillo a sus antenas.
Manchitas era muy cuidadosa con sus cosas. Le había prestado con gusto su libro de viajes, ese grandote de viejas tapas azules, pensando que así se animaría a ir a la búsqueda de otros destinos y tendría la oportunidad de vivir nuevas historias. Eso sí, le había dejado bien claro que se lo tendría que devolver antes de la siguiente luna llena, ya que estaba planeando explorar un misterioso lugar llamado Monteolvidado.
Pepita estuvo de acuerdo. Lo que ella no podía imaginar es que dos lunas llenas después no había sido capaz de devolvérselo a su amiga… y es que no aparecía por ningún lugar… ni debajo de aquel tallo, ni encima de aquella flor… quizá en el prado…
Esto provocó el enfado de Manchitas que decidió dejar de hablar a su amiga (al menos por una buena temporada…) y es que estaba dolida por la desaparición de aquel libro tan querido para ella que le había dejado su explorador papá.
Lunarcitos las observaba y no entendía cómo dos buenas amigas podían estar disgustadas por algo sin importancia. Tenía que mediar entre ellas y hacer que acabara su distanciamiento. Así que las llamó y quedó con ellas junto al río.
– Chicas, se me ha ocurrido algo – les dijo. Creo que es hora de que hagáis las paces y para celebrarlo ¿qué os parece si os vais de vacaciones juntas a ese perdido lugar?. Seguro que tú Manchitas recuerdas cómo llegar y así tú Pepita no irías sola en tu primer viaje. Lo pasaríais genial!
¡Qué buena idea! Se dieron un largo abrazo y mientras se alejaban zumbando, se dieron cuenta de que algo azul grandote asomaba debajo de la cola de un perezoso que empezaba a despertarse…

Una vez más, enhorabuena a todos los premiados y muchísimas gracias a todos los participantes en nuestro concurso del día de la mediación.

Loreto Reyna (febrero 2016) ¿Hacemos las paces?