Diferencias de percepción: causa habitual de conflicto. 

percepción

percepción

Hace poco encontré esta foto en Facebook. La acompañaba la siguiente pregunta: ¿qué ves primero, animales o personas?. Me recordó inmediatamente al juego sobre doble percepción que siempre hacemos en nuestros talleres de comunicación efectiva y gestión de conflictos.

Lo que más me sorprendió es que: ¡yo sólo veía animales!

De verdad, era incapaz de ver personas por ninguna parte. Veía tan claro un perro, un conejo y un gato, que mi cerebro era incapaz de procesar otra información.

Sin embargo, de repente empecé a ver unas fotos de personas realmente preciosas. ¿Cómo no las he visto antes?, me preguntaba. Simplemente, no podía, mi cerebro no estaba listo para hacerlo.

Eso sí, una vez que he lo he conseguido, ya no puedo dejar de verlas.

¿Os ha pasado lo mismo? ¿O, tal vez, lo contrario? ¿Veis animales o personas?

El origen del conflicto, a veces, es tan simple como que cada uno ve la realidad “a su manera.”

Cuando trabajamos en nuestras formaciones con imágenes de doble percepción, siempre hay alguna persona a la que le cuesta mucho ver las dos (o más) posibilidades de una misma imagen. La verdad es que yo siempre digo que es normal, que es una muestra de que, a veces, no podemos ver las cosas como las ven los demás.

Sin embargo, es algo que hasta ahora yo no había experimentado. Pero con esta foto me ha pasado esto a mi.

Aplicación en una mediación.

Quería contaros, además, que esta misma semana, en una mediación, también he tenido que aplicar esta teoría de las diferencias de percepción como origen de los conflictos.

Esta vez, opté por explicar directamente a las partes lo que les estaba pasando. ¡Y funcionó! Lo entendieron y asumieron que, efectivamente, eso era lo que estaba ocurriendo.

Una persona estaba hablando y la otra no hacía más que negar con la cabeza y susurrar que eso no era así. Me bastó con parar un momento para pedirles que se escucharan pensando que cada uno estaba contando “cómo había vivido la situación” y no “cómo había sido, objetivamente, la situación”.

A partir de ahí, todo cambió. Se escucharon, se entendieron y se respetaron. Entendieron que no estaban discutiendo, sino compartiendo diferencias de percepción.

Loreto Reyna Carrascosa (2-06-2017). Diferencias de percepción: causa habitual de conflicto. Asociación ¿Hacemos las paces?

.