En primaria ya están preparados para expresarse y necesitan que les escuchemos.

Importancia de una buena escucha en primaria

Importancia de una buena escucha en primaria

Aunque es imposible un sólo post para hablar sobre cómo escuchar a niños de primaria, sí que se pueden ir dando unas pinceladas de por dónde empezar. Y para saber qué hay que hacer, lo primero que nos tenemos que preguntar es ¿qué les pasa por esas cabecitas?. Lo más importante para ello es saber escuchar, y saber hacer que te hablen. No menos importante sería enseñarles a ellos también a escuchar.

Os voy a contar el caso de Valeria (ella misma ha elegido su nombre “en clave”). Valeria estudiaba primero de primaria cuando pasamos por su clase. Comenzamos la sesión de forma rutinaria y pusimos a toda la clase un vídeo para trabajar el respeto a lo diferente.

Cuando el vídeo todavía no había acabado, Valeria levantó la mano insistente, y tan pronto le dimos la palabra, nos dijo a todos que ella se sentía como el protagonista del vídeo. Se sentía distinta, no se sentía querida, sino aislada y sola. Sentía que nadie la aceptaba tal y como era.

Aprovechamos la ocasión (con el beneplácito de la tutora, por supuesto) que se nos brindaba, para trabajar algo tan importante como la integración de todos los alumnos en la clase y el respeto a lo diferente. Mediante juegos en los que trabajamos la escucha activa, la asertividad y la empatía (adaptados al nivel de niños de primaria), conseguimos establecer un diálogo entre Valeria y el resto de la clase.

Aquel día a mí se me saltaron las lágrimas. Fue un taller muy emotivo y tremendamente profundo, sobre todo teniendo en cuenta que trabajábamos con niños de primaria, de tan sólo 6 y 7 años de edad. Fue francamente emocionante ver cómo poco a poco, todos los compañeros de Valeria, iban dándose cuenta de lo que ella había pasado todos esos meses (el problema venía de hacía ya más de un año).

Para acabar la sesión se buscaron soluciones al conflicto que satisfacieran a todo el mundo. Las soluciones las daban ellos mismos, nosotros éramos meros directores de orquesta. Finalmente se optó por varias soluciones que a todos sin excepción les parecieron adecuadas, y se firmó así un pacto entre todos los niños de la clase.

La siguiente alegría fue cuando una semana después, la tutora nos paró en el pasillo para decirnos que habían llamado los padres de Valeria. Querían saber qué había ocurrido en el colegio.

Durante un año habían ido una media de una vez al mes a tutorías al colegio porque no veían bien a su hija. Todas las mañanas la levantaban llorando porque no quería ir al colegio y no tenía amigos.

En cambio, llevaba una semana levantándose feliz y deseando ir.

El ver lo que se había conseguido con nuestra intervención fue indescriptible. Y no es mérito nuestro, es simplemente darle la oportunidad a un niño de manifestar sus sentimientos y sus emociones. Si no es capaz de expresarlo de una manera, buscar otra. Puede ser a través de un libro, una canción, una película o una anécdota, el caso es darles herramientas y facilidades para poder hablar, y ayudarles también a que sepan escuchar y ponerse en el lugar de los demás.

Un año después hemos vuelto y la alegría ha sido mayúscula, cuando hemos comprobado que Valeria seguía perfectamente integrada. Ya los niños ni recordaban los motivos por los que la habían estado aislando (según nos ha contado su profesora). Esta vez el conflicto más grave que se trabajó en su clase fue qué ocurría cuando unos querían jugar al fútbol y los otros a “tú la llevas”.

Con esto, lo único que queremos demostrar, es que los problemas están allí. Nos parecerán más o menos importantes a nosotros, pero en primaria es vital que empieces a trabajar la identificación y gestión de emociones, la escucha activa, la asertividad. En primaria los niños tienen que ser ya capaces de expresar todo lo que les genera ansiedad, miedo, alegría, tranquilidad… Identificarlo y gestionarlo, ya que será vital para que luego puedan enfrentarse satisfactoriamente a otros problemas más serios más adelante.

Si queréis saber más sobre escuchar a los niños de primaria, podéis consultar estos ocho consejos que nos dan en educapeques. También podéis ponerlo en práctica con un juego que os contamos hace ya un tiempo. Podéis recuperarlo pinchando aquí.

Zarraluqui López, I. (30-04-2015), “¿Hacemos las paces?”