Se ha presentado un nuevo protocolo de mediación penal para la Audiencia Provincial de Madrid

Nuestra compañera Carmen Yborra en la presentación del proyecto de mediación penal

Nuestra compañera Carmen Iborra en la presentación del proyecto de mediación penal

La Audiencia Provincial de Madrid contará con mediación penal en breve. El mes pasado se presentaron dos proyectos de mediación penal para los tribunales con jurisdicción penal en Madrid, la Audiencia Provincial y los Juzgados de Instrucción. El protocolo de la Audiencia Provincial lo va a coordinar la Fundación Signum, que lleva trabajando en este proyecto un año. En la elaboración del protocolo, en el que se han ido matizando distintos aspectos, han intervenido el Presidente de la Audiencia y mediadores de la Fundación Signum coordinados por Rosa Mijangos, abogada y mediadora. Se ha recabado información de los distintos implicados en la mediación penal. Algunos de los miembros de la Asociación ¿Hacemos las paces? hemos colaborado activamente.

La mediación penal es una alternativa dentro de la Justicia Restaurativa. Ésta centra el foco de atención en la victima y en el infractor. El primero, es resarcido del daño del que ha sido objeto, en toda su extensión, y el segundo puede resarcir, ya que se le permite reparar de forma eficaz, tomando parte activa con independencia de la sanción que le corresponde. La mediación penal no sustituye, no es una alternativa, al proceso penal, sino que viene a complementar a la justicia penal. Las garantías que en el proceso penal son esenciales,no se ven alteradas sino, es más, se refuerzan con la mediación.

La mediación penal es voluntaria, no se le puede imponer ni a la víctima ni al agresor. No todas las personas tienen las mismas necesidades y si el diálogo ayuda y conforta a alguien, debe contemplarse esta posibilidad en el sistema judicial. Si la mediación permite retomar el protagonismo de las personas en su toma de decisiones, participar en ellas, decidir por sí mismos, la mediación penal, en concreto, supone participar en el proceso, no ser excluido, ser escuchado, en definitiva, no ser el “convidado de piedra” al que se aparta en aras a dotar de legalidad una situación. Debe escucharse a la víctima y al agresor. El procedimiento penal aparta a las personas y las convierte en etiquetas, “acusado” y “víctima”, sin rostro, sin voz. Por ese motivo la mediación penal es un plus del sistema de garantías penales.

Hay una necesidad de humanización de la justicia penal. La Justicia Restaurativa en todas sus manifestaciones apuesta por la humanización de la justicia penal. La mediación penal es sólo una vía dentro de la Justicia Restaurativa. En este sentido está muy bien que existan proyectos de mediación penal en la ciudad de Madrid, donde el número de juzgados y el volumen de asuntos indica que es necesaria.

Sería de agradecer que la mediación penal tuviera regulación legal o al menos fuesen consideradas sus consecuencias en los textos legales. Una mayor implicación de las Instituciones supondría el reconocimiento de la mediación penal y podría beneficiar mucho a la mediación. Además debería existir un impulso material, ya que por lo general todos estos proyectos se realizan gratuitamente (implica no solo la no percepción de retribución alguna de los mediadores, sino soportar los gastos que conlleva la gestión y atención de la mediación).

Si quieres saber más os recomendamos este artículo de europapress, éste de Mediación es Justicia, o éste de Poder Judicial.

http://www.europapress.es/madrid/noticia-audiencia-madrid-pondra-marcha-abril-proyecto-mediacion-penal-20150311125609.html ; http://mediacionesjusticia.com/2015/03/12/la-audiencia-provincial-de-madrid-fomentara-la-mediacion-penal-con-un-nuevo-proyecto-que-arranca-en-abril/ ; http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder-Judicial/Tribunales-Superiores-de-Justicia/TSJ-Madrid

Iborra Grau, C. (14-04-2015) Asociación ¿Hacemos las paces?