Pues sí, pues sí. Una vez más, tenemos frente a nosotros el temido Síndrome postvacacional.

Superar el Síndrome postvacacionalNo hace falta que especifique mucho a qué se refiere, ¿verdad?. Síndrome postvacacional. Creo que todos sabemos lo que significa. Todos hemos sufrido su repercusión emocional o psicológica. Incluso hemos podido ver afectada nuestra salud.

Y es que en ocasiones puede llegar incluso a convertirse en depresión postvacacional, con ya unas consecuencias más difíciles de superar.

Gracias a Dios, los comunes de los mortales lo pasamos de mejor o peor manera, pero sin consecuencias graves.

Yo estaba ya temblando pensando en cómo superarlo este año. Así que me he dedicado a investigar para saber si podía hacer algo para que esta “vuelta al cole” fuera más llevadera.

Un estudio de Sanitas nos muestra que el 65% de los españoles sufrimos el Síndrome postvacacional. Lo cierto es que en un par de días casi la mitad de ellos consigue superar este mal trago.

Para el 35% que no lo consigue, voy a dar unas pautas que creo les pueden ayudar.

1- No autoengañarnos.

Tenemos que ser objetivos y realistas con nosotros mismos. El caso es que las vacaciones no han sido tan idílicas como las queremos recordar. ¿A qué no?. Ni las vacaciones son tan maravillosas, ni el día a día es tan horrible. Tomémonos un ratito al día para pensar en esto.

2- Mal de muchos consuelo de tontos.

¿Qué queréis que os diga? Yo debo ser muy tonta, porque a mí siempre me consuela mucho no ser la única que pasa por algo. Ver que todos estamos igual puede llegar a consolar mucho.

También el hecho de pensar en todos aquellos que no han podido disfrutar lo que tú has disfrutado puede ayudar. Y no es mentira. Hay muchas personas que no han podido disfrutar de esas merecidas vacaciones. ¿Qué te dirían todos ellos del Síndrome postvacacional?.

3- Focalizar lo positivo.

Es importante que busquemos lo positivo que hay en nuestra rutina. Tiene que haber algo, porque si no, lo que tenemos que hacer es dar un cambio a nuestra vida. El autodiálogo negativo hace más daño del que pensamos. El positivo ayuda mucho. Te sentirás más optimista y feliz si te centras en lo bueno. Superarás así más fácilmente el Síndrome postvacacional.

4- Sólo una cosita…

Podemos también aprovechar para hacer unos pequeños cambios. Incorpora alguna cosa nueva que te apetezca, así tendrás la impresión de que ha cambiado algo y te animará. Puede ser a nivel hábitos o a nivel material, con algún detalle de la oficina. Igual que cuando hacemos algún cambio con el mobiliario de casa etc.

5- Pequeños objetivos.

En la medida de lo posible, intenta incorporarte a la vida “real” de la forma más gradual posible. Incorpora cada día un poco más de “rutina” hasta que poco a poco llegues a tu día a día habitual.

6- Porque yo lo valgo.

Es buenísimo reservarte algún tiempo para ti mismo. Dependiendo de las necesidades y posibilidades de cada uno. Puede ser sólo 15 minutos o 2 horas. Pero resérvate algún rato a diario para hacer aquello que más te gusta o relaja. Deporte, lectura, paseo…

7- Menos lobos, caperucita!

Pon los pies en la tierra. Olvídate de soñar en qué harás el próximo verano. Para salir del Síndrome postvacacional no puedes dejar que tu mente piense que falta un año entero para volver a desconectar. Piensa si quieres en esa escapada de fin de semana. Reparte si puedes las vacaciones a lo largo del año. Pensar en todo esto te ayudará a meterte de nuevo en tu rutina diaria.

8- ¡A dormir!

Recordaros para acabar, la importancia de dormir suficiente y bien. Para que la mente pueda estar despierta y sea capaz de adaptarse de nuevo a la rutina hay que descansar. 

La alimentación equilibrada no olvidéis que también ayuda 😉

Por último comparto con vosotros esta entrevista a la psicóloga Lourdes Garrido sobre el Síndrome postvacacional.

Podéis ver también algún otro post referido a la “vuelta al cole” aquí.

Isabel Zarraluqui López (30-08-2018). “8 Pautas para prevenir el Síndrome postvacacional“. Asociación ¿Hacemos las paces?

.