¿Promocionar la mediación desde las Administraciones? Sí, rotundamente sí.

Para que la mediación funcione es necesario que se conozca. Promocionar la mediación desde las Administraciones favorecería el uso de la misma. Hasta ahora la Administración ha hecho tímidas reformas legislativas.  Hace falta un compromiso serio que impulse  la mediación al lugar que le corresponde. Hay razones de peso por las que la mediación debe tener un lugar entre los métodos de resolución de conflictos más utilizados. Son muchas las ventajas que proporciona a los usuarios. Muchas voces han expresado esta necesidad con argumentos muy sólidos. Hacemos referencia a este reciente artículo publicado en “Hay derecho“.

promocionar la mediación

promocionar la mediación

Es humano rechazar lo que se desconoce. Es más cómodo irse al camino seguro, aunque este sea más largo y tedioso. “Más vale malo conocido que bueno por conocer”. Por este motivo, frente a cualquier controversia se busca el abrigo del juez imparcial, que decide aplicando la ley. El problema surge cuando, por si acaso, se lleva al extremo cualquier petición, aunque sea de forma irracional, para conseguir que la balanza se incline de nuestro lado. Curiosamente, nos estamos apartando del otro, y lo que es peor, de nosotros mismos. Tensar la cuerda exigiendo más de lo que necesitamos, reclamando por encima de nuestros intereses, conlleva un mayor enfrentamiento con el otro. Se resuelve la punta del conflicto separando todavía más a las personas implicadas en este. La mediación es un escalón superior que permite reconocernos a nosotros mismos y al otro, escuchar y tomar decisiones por nosotros mismos. Por eso el riesgo en que se incurra en posicionamientos desmedidos es prácticamente inexistente o al menos se reconduce más rápidamente a posturas más racionales.

Promocionar la mediación beneficiará a muchos sectores de la sociedad.

Las medidas que se adopten por las Administraciones repercutirán en distintos ámbitos:  empresarial, familiar, vecinal, educativo… La mediación es muy útil en todos los ámbitos, ya que favorece la continuidad de las relaciones.

Cuestión diferente es determinar cuáles son las medidas que se deben adoptar para impulsar la mediación. Sobre este punto tampoco hay consenso. Por este motivo la Administración no termina de adoptar ninguna iniciativa concreta. Las posibilidades son múltiples: sesiones informativas obligatorias antes de poder interponer una demanda, subvenciones, formación en centros educativos y colegios profesionales, campañas informativas, etc.  Solo falta tener el coraje y la determinación de ponerlas en marcha.

Carmen Iborra Grau (1/02/2017) ¿Promocionar la mediación desde las Administraciones? Asociación ¿Hacemos las paces?