¿QUIERES MEJORAR TU COMUNICACIÓN VERBAL? HOY TE DAMOS UN NUEVO TRUCO: EL LENGUAJE POSITIVO.

comunicación verbal

comunicación verbal

Ya hemos hablado en otras ocasiones de cómo podemos mejorar nuestra comunicación. Os recomiendo volver a leer nuestros posts sobre comunicación escrita y tres trucos para mejorar nuestra comunicación. Hoy, le toca el turno a la comunicación verbal.

En nuestros talleres de comunicación efectiva para empresas siempre trabajamos sobre técnicas para mejorar nuestra comunicación verbal y no verbal.

En cuanto a la parte verbal, le damos gran importancia al uso de un lenguaje positivo. Parece que estamos programados para usar siempre un lenguaje con connotaciones negativas, pero, haciendo un pequeño esfuerzo, podemos decir las cosas de otra manera y conseguir mejores resultados.

Nuestra viñeta de hoy.

La viñeta que acompaña a este texto nos da un gran ejemplo de lenguaje positivo y negativo. En la parte de arriba, una madre le dice a su hijo, señalando a un barrendero: “Si no estudias, acabarás como él”. Mientras que en la mitad inferior, otra madre en la misma situación, dice a su hija: “Si estudias mucho, podrás construir un mundo mejor para él”.

Obviamente, entre un mensaje y otro no hay color. ¿Cuál de los niños estará más motivado para estudiar? ¿Cuál tendrá una meta con la que premiar sus esfuerzos? ¿Qué funciona mejor, la amenaza o el premio?

Si queréis verla mejor, podéis hacerlo pinchando aquí.

Esto es sólo un ejemplo parecido a los muchos que surgen siempre que tratamos este tema en nuestros talleres. No es lo mismo decir “nunca me escuchas” que “me gustaría que me prestaras atención”. O “así no vamos a conseguir nada” que “podemos hacerlo mucho mejor”. Ni “este informe no hay quien lo entienda” que “mejoraría mucho si consiguiéramos explicar mejor lo que queremos decir”…

En definitiva, siempre hay dos maneras de decir las cosas:

-desde la negación, el castigo, la amenaza, la crítica…

-o desde la sugerencia de mejora, la esperanza, el ánimo, el refuerzo positivo…

Y, lo más importante, la actitud en el receptor del mensaje cambia radicalmente. Frente al desánimo y la desgana con la que se recibe un mensaje negativo; ante un mensaje positivo, el receptor se siente motivado y con energías renovadas para obtener el objetivo que buscamos.

¿Os animáis a probarlo?

Loreto Reyna Carrascosa (10/12/2017). ¿Quieres mejorar tu comunicación verbal?. Asociación ¿Hacemos las paces?

.