Hoy amanezco con este refrán en mi buzón de entrada: “Soñaba el ciego que veía y soñaba lo que quería”. Me encanta. ¡Dice tanto en tan poco! Bueno, como todos los refranes…

El refrán

El refrán

Me voy a la Real Academia Española y busco la palabra refrán: 1. Dicho agudo y sentencioso de uso común, y 2.Hallar salidas o pretextos para cualquier cosa.

Qué decepción tan grande. La verdad es que esperaba algo mucho más didáctico y constructivo. Sigo navegando por internet para encontrar algo que me cuadre más y encuentro esto. Refrán: “Sentencias o dichos populares, que enseñan o aconsejan algo. El refranero es expresión de nuestra ancestral sabiduría popular, basada en la experiencia y la observación, por eso alude constantemente a la vida, al trabajo y a las costumbres del mundo rural. Aunque, a veces, el refrán se refiere a antiguas creencias y formas de pensar hoy en día obsoletas, generalmente refleja hechos y situaciones totalmente aplicables en la actualidad. De hecho utilizamos muchas veces los refranes en nuestras conversaciones cotidianas para reafirmar o aclarar algo, o simplemente como frase hecha. En definitiva, el refrán es la sabiduría de la experiencia.” (De la web del refranero castellano)

Esto sí me cuadra y me gusta más. El refrán enseña o aconseja. Sirve para reafirmar o aclarar.

Ya me quedo más tranquila y vuelvo al refrán que me despertaba hoy. Éste es especial, porque tiene mucho que ver con la mediación y la resolución pacífica de conflictos. No hace falta dar muchas explicaciones, como en el caso de cualquier otro refrán. Significa que cualquiera puede soñar cualquier cosa, incluso lo imposible. Esto se puede aplicar de forma positiva o negativa. Para un ciego, soñar que ve es algo muy positivo. Pero hay que tener cuidado, porque en la vida diaria, todos nos empeñamos en ver lo que queremos ver, aún no siendo real, y esto nos puede causar muchos problemas. Este refrán puede reflejar así la cantidad de malas pasadas que nos juega nuestra mente, pudiendo dar lugar a malentendidos que deriven en conflictos.

Este refrán es también el título de un concurso que hay ahora para traductores e intérpretes (podéis consultar las bases aquí). Además de tener este sugerente título, el único requisito que marca es que dentro del relato se incluya de alguna forma esta cita traducida: «I know that you believe you understand what you think I said, but I’m not sure you realize that what you heard is not what I meant».

No sé si osar traducirlo yo. Prefiero dejarlo para los profesionales que lo harán mucho mejor, pero sí podemos hablar de lo que encierran estas palabras. Como una especie de trabalenguas nos viene a decir que en muchas ocasiones no escuchamos correctamente. En este sentido en “¿Hacemos las paces?” tenemos muchos post acerca de la escucha activa que podéis consultar. Son muchas las ocasiones en las que oímos lo que queremos oír y no lo que ha dicho la otra persona. Una de las formas que existen para evitar este problema, causante en muchos casos de conflictos, sería el parafraseo. Repetir lo que ha dicho el otro, de forma limpia, quitando el contenido negativo, para asegurarnos así que la otra persona ha entendido correctamente lo que queríamos decir. A veces el problema no es escuchar mal, si no explicarnos mal, cosa que evidentemente también da lugar a muchos malentendidos y posibles conflictos.

En fin, que os dejamos aquí con la reflexión del refrán “Soñaba el ciego que veía y soñaba lo que quería” y de “I know that you believe you understand what you think I said, but I’m not sure you realize that what you heard is not what I meant” que no dan para poco precisamente.

Isabel Zarraluqui López (17/03/2016) “¿Hacemos las paces?”