2014-11-10-curso-aldo-morrone-sucesiones-4Este viernes y sábado hemos asistido al taller de mediación, TRANSICIONES FAMILIARES: LA GESTIÓN DE CONFLICTOS EN EL ÁMBITO DE LAS SUCESIONES“. Como veis, esta vez no estaba centrado en la mediación educativa, sino en la sucesoria.

Ha sido muy interesante. Cada formación que recibimos y damos nos enseña mucho. En este caso ha sido francamente novedoso el enfoque de la mediación como método preventivo del conflicto en el caso de sucesiones, mediante el testamento por ejemplo. Es importante que quede claro el motivo de cada decisión para evitar futuros malentendidos y frustraciones. Más efectivo sería poder hablarlo reunidos en familia, dar a conocer tus decisiones y explicarlas, de forma que te aseguras que todo el mundo entiende tu punto de vista y queda tranquilo con tus decisiones. Pero no puede hacerse en todos los casos, así que mediante el testamento puede suplirse esta “reunión familiar”. Coinciden así todos los abogados y notarios de la sala, que son la mayoría de los asistentes, de la conveniencia de evitar los testamentos tipo generalistas y sin detalles.

También hemos analizado la sucesión en las empresas familiares, tema muy peliagudo y que se ha estudiado en profundidad y de forma más que efectiva. De hecho, yo recomendaría esta misma ponencia, desarrollada por Fernando Rodríguez Prieto, patrono de la Fundación SIGNUM de mediadores del Colegio de Notarios, para ser escuchada por todos los miembros de diferentes familias que compongan Empresas Familiares. Estoy segura de que se evitarían muchísimos problemas en la transición de “poderes”, y se llevaría a cabo de forma fluida y fácil. No van a contaros nada que no sepáis probablemente, pero sí que van a haceros pensar en muchas cosas que no queréis afrontar, van a abriros los ojos y daros un tirón de orejas. A todos, a los que las dejarán y a los que cogerán el relevo. Y todo esto acompañando de mediación en las nuevas generaciones, con los problemas que surgen evidentemente entre hermanos en un contexto empresarial.

De esto mismo se habló con mucha insistencia. De lograr que el círculo empresarial y el familiar permanezcan independientes. De la necesidad de que exista esta independencia y no llegue a haber intersección de ambos. Yo personalmente creo que es, si no imposible, muy complicado, aunque estoy de acuerdo en que si se logra, se facilitarían mucho las relaciones en ambos ámbitos, familiar y empresarial.

El viernes por la tarde y el sábado, el taller ha sido desarrollado por Aldo Morrone, psicólogo y mediador canadiense. El resto del equipo ya le había visto en acción y me lo habían recomendado mucho. La verdad es que transmite una paz y una seguridad envidiable. En un principio, sentí, como me ha ocurrido en otras ocasiones, que tengo carencias de formación en psicología que en la mediación serían muy útiles; pero avanzada la tarde, pienso que quizá sea lo contrario, el psicólogo no puede evitar tratar de hacer terapia con los mediados, y esto no es adecuado en ningún caso, así que me quedo yo muy tranquila y confiada, pensando que después de todo yo tengo la suerte de no estar condicionada por ninguna formación que tenga que obligar a permanecer escondida mientras medio.

Sí me he dado cuenta de algunas cosas que tengo que cambiar, como por ejemplo la velocidad y el ritmo. En una mediación no hay prisa, todo lo contrario. Cuanto más tranquilos estemos, más tranquilidad transmitiremos. Si nosotros marcamos un ritmo, inconscientemente las partes en conflicto lo van a seguir. Sólo hay que mantener la calma para ayudarles a ellos a mantenerla. ¡Ojalá fuera tan fácil!, ¿verdad?

Otro factor a tener en cuenta cuando se está realizando una mediación es el enfoque constante a un futuro positivo. Tenemos que ser capaces de hacer que las partes se visualicen así. No permitir que se regodeen de sus desgracias, aunque sí deben desahogarse y transmitir todas sus emociones. Casi nada…

Hemos acabado analizando una mediación de forma precisa y ha sido muy útil para el desarrollo de nuestra profesión. Veremos si somos capaces de interiorizar todo lo aprendido.