Aterrizamos por fin en el mundo de la restauración . ¡Y por la puerta grande!

Nada menos que “El Mentidero de la Villa” ha confiado en nosotros. 

Ayer tuvimos la primera jornada de tres y la verdad es que estamos felices con los resultados. A última hora del día me escribió Lara Alonso, propietaria del Mentidero de la Villa, que había asistido al curso. Fue un orgullo leer palabras tan bonitas. Sólo espero que estemos a la altura de sus expectativas el resto de jornadas…

Los empleados de “La Villa del Mentidero“, el catering de la firma, estuvieron muy participativos, y tal y como comenté luego con Lara, ya se palpaba la mejoría del clima laboral, gracias a estos talleres en los que todos se juntan y colaboran, participan y se conocen, en un ambiente distendido e informal.

La primera jornada les acercamos a la mediación como sistema de resolución pacífica de conflictos.

Estuvimos analizando los orígenes de éstos. También la forma de afrontarlos y el cambio de perspectiva cuando tratamos de verlos como una oportunidad de cambio, más que como un problema.

Trabajamos también la forma de comunicarnos, tan importante para evitar los conflictos o gestionarlos adecuadamente. Una adecuada comunicación con compañeros, clientes, proveedores, empleados o empleadores, marca la diferencia.

Los próximos días vamos a trabajar las herramientas que habitualmente empleamos en mediación y técnicas de resolución de conflictos. Adaptadas a la restauración y con sus circunstancias particulares. Todo ello con dinámicas de resolución de conflictos.

Acabaremos haciendo role plays con ejemplos de conflictos o desacuerdos reales que hayan vivido o puedan vivir en un entorno tan particular como es la restauración.

Ya comentamos en post anteriores (como en el caso de “Formación a puestos de trabajo de atención al cliente en mediación”) la conveniencia de formar al personal en mediación. Si consigues mejorar la gestión del conflicto y la comunicación efectiva, haya el problema que haya en el restaurante, que los habrá, se podrá solucionar de forma mucho más beneficiosa para todos.

Otra de las ventajas en el entorno de la restauración. Como en casi todos los ámbitos laborales, es la mejora del clima laboral.

En las formaciones en mediación, empleados de distintos departamentos pueden hablar de todo lo que les preocupa. Siempre hay malentendidos y roces entre departamentos distintos. Los cocineros dependen de los camareros y viceversa. Los encargados de compras y los cocineros. Los comerciales que prometen cosas para eventos ponen a prueba la paciencia de los jefes de cocina etc, etc. 

Estos días les damos la oportunidad de que puedan hablar de cómo dependen los unos de los otros. Se escuchan y dicen todo aquello que les afecta. Empatizan. Se comprenden. Pasan a querer ayudar a sus compañeros en lugar de buscar “el lado oscuro” de cada acción o petición.

En general esta formación es muy efectiva para todo ello. Y esperamos que en concreto en este curso, en el ámbito de la restauración, lo sea todavía más.

Isabel Zarraluqui López (10-04-2018). “Utilidad de la mediación en la restauración”. Asociación ¿Hacemos las paces?

.