Hoy, Judith Cano nos habla del “poder” del ” empoderamiento “

El empoderamiento de las mujeres

En otras ocasiones os hemos hablado de la importancia de estar bien para poder afrontar todas las situaciones del día a día. También es muy importante igualar a las personas antes de comenzar una mediación. Y esto no siempre es fácil.

Ayer hablando con Judith Cano surgió el tema de cómo las mujeres podemos apoyarnos, ayudarnos y sacar lo mejor las unas de las otras.

Me gustó tanto la reflexión de Judith, que le pregunté si querría escribir algo sobre el tema. Y ella, muy amablemente accedió. Así que aquí paso a compartir estas líneas, que tan amablemente nos ha escrito.

Entre amigas

El término empoderamiento, según la wikipedia, se refiere a la serie de procesos por los cuales se aumenta la participación de los individuos y las comunidades, que generalmente se encuentra en una minoritaria o de desigualdad en determinadas  temáticas  para así impulsar cambios beneficiosos para el grupo y sus actuales situaciones de vida.

Me viene a la memoria el callejón de una calle de un pueblo de Jaén. Donde cada noche en el verano, un grupo de mujeres salía de sus casas huyendo del calor. Sacaban sus sillas a la calle para hacer su peculiar terapia de grupo.

Había una discapacitada a la que potenciaban su femineidad. Era tremendamente presumida, pero siempre estaba condenada a una especie de trona que ella misma movía con su impulso. Apoyaban también a sus hermanas, que se encargaban pacientemente de ella. Y que a veces se desesperaban por tan tremendo encargo.

También había una viuda que anhelaba cada día a su marido y a la que conseguían arrancar una sonrisa. Una mujer a la que su marido engañaba constantemente y se desahogaba con las demás…

Ahora ya no estoy en ese callejón lleno de flores y macetas, ya no soy una niña y vivo en una gran ciudad. A menudo oigo continuos comentarios acerca de la rivalidad entre las mujeres, pero nunca nada referente a la solidaridad que somos capaces de transmitir.

El poder que tenemos para hacer que se sientan mejor las demás.

Trabajo con ocho mujeres, cada una completamente distinta a las demás. Y puedo decir, que después de tres meses trabajando juntas, todas hemos mejorado a todos los niveles.

Nos apoyamos, nos ayudamos y gracias a esas sinergias, cuando funcionamos al 100% somos una máquina imparable y difícilmente superable por otros equipos de trabajo.

Actualmente no estoy en mi mejor momento emocionalmente hablando. Pero nunca he recibido tanto apoyo y tanto cariño como ahora. Ya no tengo madre y ya no tengo abuela, pero siento ese empoderamiento femenino y el sentimiento del Callejón de ese pueblo de Jaén.

Cuando se crean sinergias entre grupos de mujeres , esa energía mueve montañas, atraviesa paredes y hasta salva familias en muchos casos. El poder del empoderamiento.

Quedémonos con eso. Fomentemos ese sentimiento en las empresas, en nuestros trabajos, en la sociedad, en nuestras familias.

No sabemos qué nos deparará el futuro. Si estaremos sanas o enfermas, casadas, divorciadas o viudas. Con un buen trabajo o sin él, con una buena relación con nuestros hijos o en conflicto con ellos.

Pero hay algo que es seguro: no estamos solas.

Judith Cano (13-07-2018). “Empoderamiento entre mujeres“. Asociación ¿Hacemos las paces?

.