RATONES

UN CUENTO DE RATONES CONTRA EL BULLYING

 

ratones

Hoy queremos haceros un regalo: Ratones.

Es un precioso cuento que ha escrito nuestra amiga Patricia Carrión Boulos, abogada y mediadora muy implicada en la lucha contra el bullying.

Estamos seguros de que os va a gustar tanto como a nosotros.

RATONES: EL CUENTO DE PATRICIA

“Érase una vez un cole de ratones. Ratones de todos los colores.

En la clase de los ratones de 4 años, había una ratoncita rosa que destacaba de los demás, brillaba mucho y era muy divertida y todos los demás ratoncitos querían siempre estar con ella.

Su mejor amigo era un ratoncito azul, era guapo y listo y siempre iban juntos. La ratoncita rosa y el ratoncito azul.

En la misma clase había una ratoncita marrón que no brillaba tanto como los demás. Al ratoncito azul se le ocurrió decirle un día que brillaba muy poco. Y la ratoncita marrón ese día brilló aún menos.

Al ratón azul aquello le pareció divertido, se lo dijo a la ratoncita rosa, y ella al ratón verde, y este a la ratoncita morada, y entre todos, empezaron a decir cosas feas a la ratoncita marrón:

Que pelo tan marrón tienes! Que poco saltas! Que mal comes! Que despacito corres!

Y la ratoncita marrón cada día se hacía más torpe y más callada y con menos luz.

Y no tenía ganas de comer, ni de saltar, ni de reír, ni de jugar, ni de peinarse…

Estaba triste. Y su mama Ratona estaba preocupada.”

Y SIGUE…

“Un día, en el patio la ratoncita rosa corría y saltaba, y decidió imitar a su amigo, el ratón azul y tirarse por un tobogán más alto de lo habitual por el que solo se tiraban los ratones de 6 años. Se subió, pero desde arriba, daba mucho miedo. Y se quedó muy quieta.

Los demás ratoncitos le gritaban impacientes que se tirara de una vez, pero la ratoncita rosa tenía miedo y no se atrevía. Los ratones se empezaron a reír al verle la cara, el que más se reía y se burlaba era el ratoncito azul. Y la ratoncita rosa se puso a temblar paralizada.

De pronto notó una manita marrón en su hombro y una voz suave le dijo: “no tengas miedo, yo me tiraré contigo”. La ratoncita rosa se sentó, y alguien se sentó detrás de ella sujetándola fuerte por la cintura.

Era otoño, y había montones de hojas en el patio. La ratoncita se lanzó por el tobogán con su acompañante y aterrizaron en un montón. Les dio la risa, y riendo la ratoncita rosa descubrió a la ratoncita marrón que la miraba con sus ojos dulces, y llena de hojas en la cabeza.

La ratoncita rosa le sonrió y la ratoncita marrón brilló un poquito.

Los demás ratoncitos se acercaron y se tiraron hojas unos a otros riendo y la ratoncita marrón volvió a brillar. Sonó el timbre y todos corrieron a clase.

Pero esta vez la ratoncita rosa dejó que el ratoncito azul se adelantara y esperó.

Cuando entraron en la clase, los demás ratoncitos vieron que la ratoncita rosa llevaba de la mano a una ratoncita nueva. Era muy guapa, sonreía, y brillaba todo el tiempo. Era de color marrón…”

OTROS CUENTOS CONTRA EL BULLYING

Y si queréis recordar algunos otros cuentos sobre mediación o bullying, aquí os dejamos los enlaces:

Los adornos de Navidad

El reparto de las cartas

Daisy Chain

 

Patricia Carrión Boulos (11/12/2019). Ratones: un cuento contra el bullying. Asociación ¿Hacemos las paces? 

.