Y TÚ. ¿QUÉ PREFIERES SER? ¿PROBLEMA O SOLUCIÓN?

¿tú prefieres ser parte del problema o de la solución?Al oír esta frase por primera vez me dio mucho que pensar. ¿Seguro que hay que elegir entre esas dos?. ¿Problema o solución?. ¿No se podrá estar al margen?.

Dándole muchas vueltas he llegado a la conclusión de que efectivamente hay que involucrarse. No podemos permanecer al margen de un problema. Quejarnos y criticar, pero no hacer nada para mejorarlo o buscar una solución.

En los cursos de formación que impartimos, damos una gran importancia a los perfiles de afrontamiento del conflicto. Solemos trabajar con alguna dinámica y nuestros alumnos reflexionan acerca de lo que han vivido.

Sacamos así las características de cada forma de afrontar el conflicto. Cómo actúan los competitivos, los acomodativos, los evitativos….

En este último grupo podríamos incluir a aquellos que son parte del problema y no de la solución.

En todos los estudios realizados por profesionales, este es el perfil menos valorado. El “menos bueno” podríamos decir. Todos tienen ventajas e inconvenientes. No siempre es bueno ser competitivo y primar el resultado de algo por encima de cuidar una relación personal, por ejemplo. Pero sí que hay ocasiones en las que es necesario actuar de forma radical y no pararse a dudar si alguien puede ofenderse etc.

Por ejemplo, en el caso de una decisión médica donde prima la rapidez de actuación para salvar una vida.

También hay situaciones en las que es todo lo contrario. Merece la pena cuidar la relación con las personas del entorno, analizar bien las opciones de cómo hacer algo, y decidir con calma y criterio qué solución vamos a tomar.

Así pues, todos los perfiles de afrontamiento son buenos en determinadas circunstancias…

…excepto quizá el estilo evitativo.

Una persona evitativa es aquella que no se involucra en los problemas. Tampoco en la toma de decisiones. No opina. Trata de situarse lo más lejos posible de cualquier situación que requiera de su intervención.

Y lo cierto es que esta forma de reaccionar no es muy productiva. Es imposible aclarar malentendidos, mejorar un malestar o llevar a cabo cualquier mejora, si no somos capaces de involucrarnos.

Por otro lado, las personas acabarán por no tenernos en cuenta porque están acostumbradas a que no les ayudes a encontrar una solución a determinado problema.

Así que sin duda, si tú eres una de estas personas. Si crees que no eres parte de la solución. Lamentamos comunicarte que aunque no quieras,

ERES PARTE DEL PROBLEMA

Siempre que decidas no buscar una solución, o no hacer algo para tratar de encontrarla, lo que estás haciendo es prolongar el conflicto.

Así que os invito a todos a formar parte de la solución.

¡A ACTUAR!

Podéis empezar a analizaros a vosotros mismos con un sencillo test. El test de Killman. Con los resultados de ese test podréis valorar cuáles de vuestras facetas deberíais trabajar más.

Os aconsejo que contestéis a todas las preguntas en un mismo ámbito. Nadie responde igual si se visualiza en casa con su pareja. O si estás en un ambiente laboral. El estilo de afrontamiento varía, así que centraros en uno y responder todo en ese escenario. Luego si queréis, podréis repetirlo visualizándoos en el otro. Será curioso ver la diferencia  de solución de uno al otro.

Si queréis trabajar más los estilos de afrontamiento del conflicto u otras herramientas que mejoran la comunicación, os invitamos a informaros acerca de nuestros talleres.

Isabel Zarraluqui López (9-10-18).”Si no eres parte de la solución, eres parte del problema“. Asociación ¿Hacemos las paces?

.